MOCS I LOGOPÈDIA

Hem tingut l’oportunitat de llegir un article a la revista Guix d’infantil que porta per títol “MOCS I LOGOPÈDIA”. En aquest escrit, la logopeda Mònica Ballester explica molt clarament la importància de tenir el nas net i de promoure la higiene nasal per poder facilitar el procés d’adquisició i desenvolupament del llenguatge. Nosaltres considerem que, a més dels motius logopèdics, hi ha motius pedagògics que reforcen la importància d’aquests plantejaments.

És per aquest motiu que, des de fa uns mesos, a Arrels hem creat l’“espai d’higiene” pensat per arribar a aquest objectiu a través d’un procés basat en l’autonomia personal.

Espai higiene

L’espai d’higiene d’Arrels

Per nosaltres, els motius pedagògics que se sumen als logopèdics són: fomentar la presa de consciència d’un mateix i facilitar l’adquisició d’hàbits d’higiene personal.

Durant molts mesos de l’any, un espai ple de nens és un espai ple de mocs. Sent conscients dels arguments presentats a l’article i de les raons pedagògiques mencionades, els adults estàvem destinant temps i esforços a fer veure la necessitat de mocar-se als nens d’Arrels. Sovint els nens no volen i no es deixen netejar els mocs, ja que aquest fet és percebut com una molèstia i suposa una intromissió a nivell físic. Això feia aquesta tasca realment difícil. Però com que, tot i les dificultats creiem que era un aspecte important, vam pensar a crear l’”espai d’higiene”.

En un primer moment vam posar tres elements a aquest espai:

  • un mirall per observar-se i veure com de brut tenim el nas i com de net ens queda després d’haver-lo netejat.
  • un bol amb trossets de paper higiènic per a poder-se mocar i/o netejar.
  • un bol on deixar els papers bruts després d’haver-se netejat.

El canvi en l’actitud de la majoria dels infants va ser immediat. Bona part de l’èxit de la iniciativa té a veure amb què els infants més grans ràpidament van veure la possibilitat de ser autònoms i van començar a fer servir l’espai amb molta freqüència (en realitat no tenien tants mocs!). Això va generar un efecte “mirall” en la majoria dels infants menys grans que, observant el que feien altres, van descobrir la funcionalitat d’aquest espai sense que cap adult els l’hagués “d’explicar”.

Aníbal i l'espai higiene

L’Aníbal fent servir l’espai d’higiene

Així, tots els infants van començar ràpidament a emprar-lo i, a més, ens van fer veure que l’espai no era prou complert. Vam observar que podíem millorar-lo i enriquir-lo afegint:

  • un bol gran amb aigua, que es va canviant cada cop que es fa servir i que els hi permet netejar-se el nas, la cara o les mans.
  • una tovallola per eixugar-se en cas d’haver fet servir l’aigua.

Finalment ha quedat un “espai d’higiene” que ens permet anar avançant en el camí de l’autonomia i la percepció personal i facilitant la responsabilització sobre la pròpia higiene. Al mateix temps, ens facilita mantenir una bona higiene del nas per posar els infants en la millor situació possible per desenvolupar de manera òptima totes les seves capacitats i habilitats comunicatives.

Anuncis

El transtorno por déficit de naturaleza en la escuela

Recomanem la lectura d’aquest artícle de l’Actualidad Pedagógicahttp://actualidadpedagogica.com/

r1032209_11818803

27 abril, 2014

EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE NATURALEZA EN LA ESCUELA

“Los niños están acostumbrados a tenerlo todo antes de desearlo y sin esfuerzo […]. Necesitan más que nunca acostumbrarse pacientemente mirando cómo se arrastra un caracol, observando cómo una flor crece, cómo una gota de lluvia resbala por el cuerpo de un ciempiés peludo, viendo aparecer un brote, regando las plantas, recogiendo las setas con agradecimiento y dando de comer a los pájaros. Los niños deben aprender a levantar la vista hacia el cielo de vez en cuando, como lo hacíamos nosotros cuando nos tumbábamos en la hierba que nos “picaba” y nos hacía cosquillas detrás de las piernas y de las orejas y nos imaginábamos que las nubes tenían forma de dinosaurios y de conejos” Catherine L’Ecuyer- Educar en el asombro

Hace unos días tuvimos la oportunidad de compartir un encuentro educativo en un entorno natural increíble con unas 300 familias en el Encuentro de Primavera por la Libre Educación. Entre muchas otras personas de gran calidad humana, conocimos a Yvonne Laborda, una madre que educa a sus hijos en el hogar y que tiene una forma de entender la educación y la crianza que llega al corazón de cualquiera. A través de su blog nos topamos con el calificativo “Trastorno por Déficit de Naturaleza”. Fue nombrado por primera vez por Richard Louv en su libro “Last Child in the Woods” y es algo sobre lo que muchos docentes llevamos un tiempo reflexionando de una forma seria y profunda. El hecho de que se le haya acuñado una etiqueta, nos ayuda a aunar fuerzas en torno a un mismo tema.

Tengo un recuerdo realmente especial de las excursiones que hacíamos al campo cuando estudiábamos en el colegio. La sensación de libertad y de autonomía no era comparable con la que se sentía en ningún otro momento. Todas las excursiones eran especiales, pero cuando íbamos a un museo o cualquier otro espacio “civilizado” los profesores transmitían cierta tensión, los límites estaban mucho más marcados. En las excursiones a la naturaleza podías sentir la libertad que te da estar fuera del campo de visión de un adulto controlador que evidentemente no aprobará que te subas al árbol al que estás subiendo, o que experimentes la sensación de saltar en un charco y empapar a los de al lado, o asomarte a una zona escarpada de vértigo…

Lo cierto es que las excursiones siguen siendo un momento especial para mí como profesor, pero parece que los alumnos las sienten de una manera muy diferente a como las sentía yo cuando era niño. La naturaleza les aburre (“¿Cuándo volvemos?”, “¿para qué hemos venido hasta aquí?”, “¿y para esto andamos tanto?”). La naturaleza es demasiado lenta para ellos, que están acostumbrados a gestionar más de veinte conversaciones a la vez a través de las cuatro o cinco redes sociales que manejan en su móvil mientras “hablan” con los amigos que en ese momento comparten con ellos el espacio-tiempo real.

Esa adicción a la velocidad y la hiperestimulación (no exclusiva de niños y adolescentes) está haciendo que el tiempo que pasamos en contacto con la naturaleza sea cada vez menor. Teniendo en cuenta que las ciudades y más aún las nuevas tecnologías son inventos de “hace dos días”, podremos entender que el ser humano aún no haya tenido tiempo para adaptarse a esta nueva situación, sino que somos seres hechos para vivir en el medio natural, tal y como asegura el profesor de psicología ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio Corraliza.

Los niños y adolescentes son especialmente sensibles a los desórdenes que provoca esta contradicción (seres adaptados a la naturaleza viviendo en ciudades). No sé si los profesores tenemos un papel muy relevante, ni si podremos luchar contra las pantallas que alejan a los niños de la naturaleza, pero propongo que hagamos un pequeño esfuerzo por cambiar las cosas.

  • Debemos abogar por un ritmo lento, paciente y sosegado. El ritmo de las escuelas es frenético. Dediquemos un tiempo a que los alumnos admiren cómo crece una planta en clase, a que la rieguen y la cuiden. Y ya de paso, que rieguen y cuiden las relaciones con sus compañeros. También podemos dedicar un tiempo a esto.
  • Dejemos que salgan al patio en todos los recreos, da igual si llueve o no, y no tengamos tanta prisa para empezar la siguiente clase después de este valiosísimo descanso.
  • Ampliemos el aula utilizando el patio y los espacios verdes cercanos al centro escolar tanto como podamos. Hay tantos estímulos ahí fuera para utilizar en TODAS las asignaturas… Aunque sólo sea por la riqueza que ofrece el camino del aula a nuestro “nuevo” espacio merece la pena.
  • Hagamos excursiones siempre que podamos. Las excursiones pueden ser gratis si las hacemos en transporte público y al campo, y ofrecen una oportunidad única para aprender infinidad de cosas que nunca ocurrirían en un aula. Parece que la Institución Libre de Enseñanza tenía esto más claro hace un siglo que las instituciones educativas actuales.
  • Construyamos un huerto escolar. Parece que esto es la actividad de moda en las escuelas infantiles pero, ¿qué pasa en primaria y secundaria?. Hay muchos niveles de complejidad en la construcción de un huerto y los aprendizajes pueden ser muy ricos. Lo mejor del huerto es que el ritmo lo marca la propia naturaleza.
  • Participemos en proyectos de jardinería de guerrilla tanto en el colegio como en el entorno próximo. Estos proyectos altruistas se encargan de rediseñar espacios abandonados convirtiéndolos en zonas ajardinadas. Busquemos esos espacios muertos en nuestro centro y démosles vida.
  • Utilicemos las TIC para que los alumnos salgan. Habituamente las tareas que damos a nuestros alumnos en ordenador son para buscar y procesar información en el propio ordenador. Debemos plantear problemas que les hagan buscar fuera del ordenador (“Crea una presentación con fotos que hagas de formas geométricas que encuentres en el patio”).

Parece que la gran cantidad de contenidos curriculares y la incorporación de las nuevas tecnologías les debían preparar para un futuro mejor. Y mientras, les robamos el tiempo para las relaciones calmadas, la contemplación de la naturaleza, la soledad en silencio o el juego libre. Recuperemos un ritmo lento, dejemos las pantallas a un lado por un rato. Haz que tus alumnos vuelvan a disfrutar de las excursiones al campo, que se sientan libres y que recuerden esos momentos como algo especial. Seguro que se te ocurren propuestas para luchar contra el “Trastorno por Déficit de Naturaleza” en la escuela. Te invito a que las pongas en marcha y las compartas con nosotros en los comentarios de esta entrada.

– See more at: http://actualidadpedagogica.com/el-trastorno-por-deficit-de-naturaleza-en-la-escuela-i/#sthash.TWz6OoMc.dpuf

Arrels a Santa Llúcia’14

A la Diada de Saparada2.1nta Llúcia a Gelida es poden gaudir de diferents propostes: La tradicional escudella de Santa Llúcia, la Fira d’artesans i la Mostra d’Entitats del poble.

Arrels, associació pel foment del joc en família, el passat 13 de desembre aprofitant el marc de la Mostra d’Entitats vam sortir al carrer i ens vam presentar públicament.

Us vam oferir el nostre estand com un espai obert amb una mostra fotogràfica dels jocs en família que compartim a l’associació.

DSC_1002.BaixabossesDurant la Mostra, es va poder compartir i intercanviar informació amb qui va mostrar interès per les activitats que oferim als socis, i també alguns infants van participar en el taller on podien pintar-se la seva pròpia bossa de l’entrepà.

rinxols 3porquetsAmb molta il·lusió els pares i mares membres d’Arrels, ens vam engrescar i vam elaborar de forma artesanal diferents contes en titelles de dit- D’aquesta manera us vam poder oferir una mostra de les nostres activitats que realitzem com a grup de famílies d’Arrels.

Per a tota la comunitat d’Arrels, va ser una experiència molt gratificant poder compartir la nostra presentació amb vosaltres.

Arrels, Associació pel foment del joc en família
arrelsgelida@gmail.com